• Javier Ortega Allué

El determinismo genético de las creencias


La creencias convierten los hechos en eventos poco menos que irreversibles, porque les otorgan un determinado sentido. Los hechos son leídos desde ciertas creencias, que a menudo clausuran sobre sí mismas su interpretación, por ser las creencias una decantación extrema de los matices. Hoy he escuchado entre dos jóvenes la siguiente frase, en medio de una conversación crítica en torno a un tercero ausente: La clase no se adquiere, se nace con ella. Este es un ejemplo claro de una creencia que se ha desprendido de todos los matices. El determinismo genético de las creencias. Ahora el hecho de tener clase, es decir, de tener una cierta elegancia reconocida socialmente, ha adquirido el status de lo irreversible. La conversación dice algo que, en su sano juicio, nadie defendería; esto es, enuncia una creencia poco plausible. Pero, en tanto los seres humanos vivimos instalados en nuestras creencias, que éstas sean más o menos plausibles no es el dato más relevante.

Plausibles o no, tienen poder.


0 vistas
  • Instagram
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • LinkedIn Square Negro