• Javier Ortega Allué

Hacia dónde va la psicoterapia (2)


Hoy día se han generado unas nuevas realidades sociales que, más que una técnica, lo que nos exigen es una nueva forma de acercamiento y comprensión. Por ejemplo, no podemos seguir trabajando con adolescentes reacios a la terapia como si los que tuviéramos delante fueran los mismos adolescentes que teníamos hace veinte o treinta años o los adolescentes que nosotros fuimos en otro contexto cultural e histórico. Que son los adolescentes, por cierto, de los que nos hablan los libros clásicos en los que hemos aprendido.

Estamos, pues, ante una realidad que cambia más rápido que nuestras propias ideas acerca de la misma y creo que hay elementos que van a abrir nuevos caminos a la psicoterapia futura y que van a ser, al mismo tiempo, los retos a los que se enfrentan ya los terapeutas actuales y aquellos que están aún en procesos formativos.

Si nos atenemos al modelo sistémico, por ejemplo, hemos podido constatar cómo estos cambios han ido reflejándose, de forma sutil pero inequívoca, en las fuentes de inspiración de nuestras metáforas.

La primera gran fuente de inspiración fueron las metáforas tan materiales del mundo de la biología y de la propia ciencia física, donde encontramos metáforas tan brillantes como idea de la homeostasis del sistema, la idea misma de sistema o la cismogénesis… todas ellas, metáforas inspiradas en ciencias con matices poco humanistas, por así decir.

Luego llegaron las metáforas estructurales de la obra de Minuchin, que tanto le debe al pensamiento bélico. Hablamos así de fronteras, alianzas, coaliciones, jerarquías.

No es asunto banal este de la elección de las metáforas, pues en buena medida nuestra mirada sobre la realidad está determinada por las metáforas que utilizamos para captarla. Las metáforas son como arpones que lanzamos hacia lo desconocido para cazarlo.

Hoy tenemos que renombrar nuevas metáforas, y este va a ser el camino de la integración entre lo genético y lo ambiental, que tanta tinta hizo correr en el pasado más reciente.

Desde la sociología, pero también desde las neurociencias e incluso desde la misma filosofía, tenemos que hacer el no sencillo ni fácil esfuerzo de renombrar nuestra realidad relacional con nuevas metáforas. Sin desdeñar lo adquirido, sino ayudándonos en ello para llevarlo más allá. ¿Hacia dónde? Creo que siempre hay un destino en nuestro viaje, y este destino es realizar una terapia cada vez más eficaz.

#Minuchin #metáforas

40 vistas
  • Instagram
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • LinkedIn Square Negro