• Javier Ortega Allué

Duelo, ritual y supervivencia (3ª parte)




Hay aspectos sociales que no podemos olvidar en este enfrentarse a la muerte, como que hay gente con menos recursos o que viven en concisiones de miseria, que han tenido que afrontar el confinamiento de una forma muy distinta que los hemos hechos quienes ideológicamente formamos parte de las sufridas clases medias, como por ejemplo el hecho de tener internet y estar de aluna forma conectado o no, o lo que es aún más doloroso: carecer de lo esencial, de trabajo y sustento. La pandemia ha sido un acontecimiento que va a fragilizar la cohesión social, igual que el suicidio fragiliza las relaciones del sistema familiar. Porque lo que da cohesión social es, sobre todo, poder llevar una vida digna de ser llamada humana.


Nos va a costar superar a esta situación, la cotidianidad no va a ser inmediata, los efectos de todo esto se van a notar a la larga, como predice la onda de choque emocional de Bowen; vamos a sostener a muchas personas padeciendo trastornos psicológicos y perturbaciones y emocionales en sus vidas, y ante todo esto lo primero que hemos de tener en cuenta nosotros como terapeutas es la obligación de cuidarnos para seguir siendo útiles.


Después nos va a llegar el puñetazo económico, con lo cual la ilusión de la vuelta a la normalidad será frágil y muy relativa, y las depresiones y frustraciones van a estar a la orden del día entre la población.


Necesitamos crear muchos espacios de supervisión profesional. Tenemos que trabajar por nuestro propio autocuidado, eso es muy importante. La necesidad de que estemos bien afinados, lo que supone trabajar también en focalizar nuestros propios miedos, ansiedades, limitaciones. El violinista puede tener un amplio bagaje técnico, pero si el violín está desafinado, la pieza que interprete no sonará armónica. Solo con técnicas no vamos a salir de esta situación que afrontamos como terapeutas efectivos.


La empatía y una mirada humanizadora sobre el sufrimiento de los demás no se pueden aprender como si fueran meras técnica o estrategias de aproximación o influencia. Las técnicas ya las tenemos, lo que nos conviene es ganar en hondura existencial. Ojalá esta dura experiencia nos sirva para lograrlo.

76 vistas
  • Instagram
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • LinkedIn Square Negro