Featured Posts

Terapeutas esenciales(1): Ausloos.

9.17.2016

    Ausloos es uno de mis terapeutas de referencia. Quizás porque escribe poco, quintaesencia su forma de trabajar en breves pero intensas líneas que conviene leer y releer con atención, como quien visita a ese viejo amigo que siempre tiene cosas interesantes que contar y está dispuesto a hacerlo sin cicatear. Hay terapeutas con verborrea desatada que hablan y escriben en abundancia y con desparpajo, y terapeutas ágrafos, que no es ningún vicio ni ninguna virtud; en medio, hay terapeutas esenciales. Ausloos pertenece a esta última raza. No haría carrera académica, si tuviéramos que medir sus conocimientos y capacidades por las resmas de papel acumuladas bajo su firma. Pero es ese compañero conciso cuya lectura atenaza, provoca, inquieta, pero nunca decepciona.

 

   De él he aprendido, y espero seguir aprendiendo, algunas cosas de importancia. No sólo la maldita connotación positiva, esa vuelta de tuerca al a veces forzado optimismo de la mirada apreciativa, sino sobre todo su insistencia en la necesidad de cuidar la herramienta en que consistimos y de prestar especial atención a lo que nos sucede en el encuentro terapéutico; la capacidad para mirar a las familias en lo que tienen de competentes  sin descuidar su lado oscuro y las resonancias que nos provocan, o el ritmo diverso con que se producen entre sus componentes los procesos que se dirigen al cambio, que tan a menudo poco tienen que ver con el ritmo vital del propio terapeuta que los atiende. De todo esto se ha hablado largo y tendido, y hoy son ya lugares comunes aunque a veces se olvidan, en el fragor de lo más contemporáneo, y conviene revisitarlos de nuevo como el paseante que ya conoce los caminos pero no por eso disfruta menos de cada recodo y cada senda. Es lo que tienen los clásicos de cualquier rama del conocimiento, que regresamos a ellos y no han envejecido o, si lo han hecho, conservan una dignidad inigualable y cierta apostura intelectual aún incólume. Siguen siendo fuente prolija de ideas para quienes se encuentran abiertos a esta fecundidad.

 

   Es curioso –y es algo que también he leído en alguna página de Ausloos- el afán que ponemos los seres humanos –especie a la cual parecen pertenecer también los terapeutas familiares- en defender nuestras hipótesis, nuestras teorías, nuestros sistemas explicativos. Tememos que, al abandonarlos, se vaya con ellos una parte de nuestro saber, cuando no de nuestra propia identidad como terapeutas y nuestra competencia. La realidad relacional es muy compleja. Las teorías nos ayudan a abordarla de una manera más sistemática y ordenada, más clara y sencilla, reducida a perspectivas que consideramos esenciales. Pero sólo son teorías. Están bien mientras resisten y también están bien cuando podemos ponerlas en suspenso, cuestionarnos y abrirnos a la creatividad. Con el tiempo, muchos terapeutas amaneran su estilo. Hay como cierta reiteración burocrática y manierista en sus intervenciones, que los tranquiliza y los vuelve previsibles. Con suerte, conservan algo de la chispa que les llevó a esta profesión tan extraña: esa curiosidad intelectual que los años puede haber ido limando en pro de esa efectividad tan pragmática que nos caracteriza –porque de vez en cuando es cierto que hemos de obtener resultados, como decía Churchill-, alimentando así el monstruo de las intervenciones sin comprensión y la aplicación ciega de la técnica, reiterada hasta la saciedad. Hay un peligro en estos automatismos. Las solas técnicas no funcionan si no hay detrás una mirada inteligente y comprensiva.

 

   La posición del no saber no es fácil de defender. Genera justificada ansiedad, genera comprensibles miedos entre los propios profesionales, que reciben el dictado social de la efectividad como marchamo de calidad y eficiencia. Como el trabajo terapéutico se basa siempre en las relaciones, planea sobre él el juicio que los demás emiten acercan de nuestra propia capacidad, de nuestras artes de magos o chamanes sin religión. El no saber es creativo, pero difícil; fecundo, pero inquietante. Eleva de forma exponencial nuestro contacto con la ansiedad y el temor al fracaso. Pero hay que aprender a sostenerse en este temor, y Ausloos es uno de esos autores que a mí me han ayudado a mantenerme en él y a no doblegarme a un mero hacer por hacer, por salir del paso, por rebajar mis propios niveles de ansiedad más que por entender lo que pasa ante mis ojos; Ausloos me ha ayudado a sentirme menos incómodo en  compañía de la incertidumbre. No debemos subestimar las competencias y capacidades que surgen del no saber, igual que no debemos fiar toda nuestra capacitación al empleo automatizado de las técnicas. La mano que sostiene la espada o el pincel de la bella metáfora minuchiana deja en evidencia que los instrumentos han de ser una prolongación del propio cuerpo, no un aditamento funcional pero artificioso. La técnica no suple las incompetencias del profesional, sino que las magnifica cuando no hay detrás una persona, con sus cavilaciones, sus dudas, su  experiencia acumulada; su vida, en una palabra.

 

Lean ustedes lo que quieran, pero si son terapeutas familiares no dejen de leer a Guy Ausloos. Favor que se hacen.

 

Please reload

El privilegio y la omnipotencia del profesional.

May 14, 2015

1/9
Please reload

Recent Posts

September 29, 2019

August 29, 2019

August 29, 2019

August 29, 2019

Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
  • LinkedIn Square Negro
RSS Feed